Una ruta desde Xuño al fin del mundo


As Furnas

Se trata de una playa de entorno virgen, formada por fina arena de color blanco. Abrazada por la braveza del mar, con pozos de agua cristalina y color turquesa. Otra característica de estas piscinas naturales es que están rodeadas mayoritariamente por rocas y en ellas no se advierte su profundidad real. Destaca también por su fuerte oleaje y el habitual viento. Desde la playa podremos dar un largo paseo y acercarnos a las lagunas de Xuño y Muro. Además, como podéis comprobar el la primera imagen de este post, es un lugar perfecto para disfrutar del atardecer.
Como anécdota, podemos destacar que se trata de la playa donde Alejandro Amenabar rodó las escenas de la película “Mar Adentro”, y donde Ramón Sanpedro el protagonista, tuvo el accidente que le dejó tetraplégico. En 2018 volvió a las pantallas de nuestras casas convirtiéndose en una ubicación clave en la serie de televisión “Fariña”.


Ponte Medieval Río Sieira

Este sencillo puente está construido en piedra de sillería de gran calidad, con un arco que presenta un apuntado prácticamente imperceptible y siendo únicamente la propia presión de las dovelas lo que lo mantienen en pie dando la impresión de desafiar a la gravedad.
El puente se encuentra en un bosque autóctono de ribera, sobre el Río Sieira y uniendo las parroquias de Xuño y Caamaño, ambas dentro del término municipal de Porto do Son. Castaños, alisos y robles protagonizan la lista de especies forestales, con la amenaza inminente de infestación por eucaliptos, que ya asoman entre las frondosas sin que los responsables de patrimonio o medio ambiente muevan un dedo por evitarlo; en cuanto a la fauna no resultará difícil encontrar distintas especies anfibios y reptiles propios de los márgenes de los ríos, como salamandra rabilarga, rana patilarga o culebra viperina entre otras muchas.


Castro de Baroña

El Castro de Baroña fue excavado por primera vez en 1933 por Sebastián González-García. Las siguientes campañas arqueológicas fueron las de J. M. Luengo (1969-1970), Francisco Calo Lourido y Teresa Soeiro (1980 a 1984), Francisco Calo en 1985 y Ánxel Concheiro en 1984, que lo consolidó.

En mayo de 2012 arrancaron finalmente las obras de rehabilitación del castro de Baroña: Algunos de los veinte castros se construyeron en zonas altas y cerca del mar.


Arnela

Playa de entorno urbanizado y de oleaje moderado por cuanto da paso a una costa de acantilados que escogen los pescadores de caña. Presenta el inconveniente de contar con numerosas rocas, en su parte central.Es frecuentada por pescadores submarinos, que deberan evitar los día que se presentan con suradas o reina el mar de fondo.


Monte Enxa

Vistas continuas desde cabo Fisterra hasta Ribeira y una fantástica perspectiva de la ría de Muros y Noia. Esto ofrece el monte Enxa con sus 539 m.
Localizado en un entorno forestal en los montes litorales de Porto do Son, el Enxa destaca por su paisaje de media montaña… pero al lado del mar. Esta dualidad le otorga una singular valía como punto de observación con amplias vistas panorámicas que muestran la integración del sector norte de la sierra de O Barbanza en la franja litoral de la ría de Muros y Noia.
Desde la cumbre, hacia el noroeste, el hermoso monte Louro parece sumergir sus rocas graníticas en las aguas del Atlántico, fuerte en el mar abierto y pausado hacia el interior de la ría.


Porto do Son

Porto do Son é unha terra humanizada desde moi antigo, como evidencian numerosos túmulos funerarios (mámoas), a mítica cova do Fonforrón e un extraordinario conxunto de arte rupestre (petróglifos).
A cultura castrexa ten o seu máximo expoñente no castro costeiro de Baroña, icona do municipio, habitado antes e durante o período romano. Tamén desta última época data unha fermosa lápida de mármore conservada na igrexa de Queiruga e desaparecidos mosaicos atopados en Portosín, núcleo litoral que talvez se fundase entón.


Hidroeléctrica do Tambre

La Central Hidroeléctrica del Tambre, que sigue en funcionamiento, es uno de las dos instalaciones de la provincia de A Coruña (la otra es el Arsenal de Ferrol) incluidos en el catálogo de 100 elementos incluido en el Plan Nacional de Patrimonio Industrial.
Enclavada en el valle del río Tambre, con un entorno de una espectacular calidad visual, el edificio de la Central, levantado en 1924, es obra del arquitecto Antonio Palacios, con un lenguaje marcadamente historicista, especialmente en la fachada principal.
Las viviendas de los trabajadores se han rehabilitado y constituyen hoy el Hotel Pesquería do Tambre, y el entorno de la Central está preparado como área recreativa.
Desde este área parte una senda que, siguiendo el río Tambre, lleva hasta las pesquerías medievales de lamprea en el río. Existe también un puente colgante que atraviesa el río y comunica con una pista forestal de fuerte pendiente, desde la que se puede ver el conjunto de la central y las canalizaciones de agua desde lo alto.


Monte Louro

Las características morfológicas de las costas gallegas y la presencia frecuente de lluvias y nieblas, han llevado a que el litoral esté coronado por una gran cantidad de faros. Uno de ellos es el de Louro, que consiste en una torre rematada por un local estanco cilíndrico que contiene el haz luminoso y un sistema óptico que se sitúa al pie del Monte Louro, y que sirve de señal y aviso, para los navegantes de una de las zonas costeras más concurridas de Europa.


Ancoradoiro

El conjunto formado por la playa de Area Maior, la barrera dunar y la laguna de agua dulce, constituye un espacio natural protegido por la Red Natura 2000. Incluida en “50 Playas irresistibles” edición digital de EL PAIS del 02/07/2011 define esta playa como “El cuadro compuesto por el monte Louro, la laguna de Xalfas y el cordón dunar de hasta 14 metros de altura nos remite a uno de los paraísos absolutos de la costa gallega. Nada hay comparable a contemplar la declinación de la luz sobre el Atlántico“. Las playas de Area Maior, Lariño y Ancoradoiro son un ejemplo de conservación y belleza paisajística. Más de 4 km de arena blanca y fina, lagunas de agua dulce y barreras dunares que albergan numerosas especies protegidas. Dos faros centenarios vigilan la entrada de la Ría de Muros y flanquean la zona. Zona de paso de aves migratorias, es posible observarlas desde varios refugios situados estratégicamente.


Hórreo de Carnota

Se trata de uno de los elementos por lo que Carnota es más conocida, y ningún visitante deija de ver ni de admirar. Los de Carnota y Lira son los más representativos del ayuntamiento, ya que incluso el primero fue reconocido como Monumento Nacional y es el más grande de Galicia de estilo Noya.
El hórreo de Carnota fue construído en el 1768 pero fue en el 1783 cuando se amplió con 11 nuevos pares de piés. Tiene 34 metros de largo y 1,90 metros de ancho. De planta rectangular, cámara cerrada con líneas horizontales que dejan entre ellas rendijas para la ventilación, cuenta con 22 pares de pies.
En uno de los lados se abren tres puertas para el acceso al interior y pináculos de estilo barroco. Remata en cruz asentada en una bola.


Mirador de Ézaro

La desembocadura del río Xallas, las laderas del monte Pindo, la apacible ensenada de O Ézaro y los tenues atardeceres con el cabo Fisterra al fondo. Todo esto ofrece este incomparable mirador localizado en un saliente rocoso que hace en ocasiones de balcón natural, muy próximo a la cascada del Xallas, donde el río se precipita al mar en un caso insólito a nivel europeo.
La carretera de ascenso supera fuertes desniveles, pero el premio de la llegada al mirador compensa la subida: la amplitud de vistas sobre el océano Atlántico, el imponente perfil del granítico monte Pindo cayendo hacia el mar, las pequeñas islas Lobeiras y la inconfundible figura del cabo Fisterra en la lejanía conforman un punto de observación magnífico.


Cascada de Ézaro

La cascada del Ézaro (en gallego: Fervenza do Ézaro) o cascada del Xallas, es una cascada que forma el río Xallas en su desembocadura al mar. Está situada en el municipio de Dumbría, provincia de A Coruña, en la comunidad autónoma de Galicia (España). Desde hace 7 años aproximadamente tiene un caudal mínimo ecológico. Por lo que se puede disfrutar de ella en cualquier época del año. Desde luego, su mejor época es en el invierno, donde hay mayores cantidades de precipitaciones.


Fisterra

Término latino del que deriva el topónimo Fisterra [Finisterre: ‘fin de la tierra’] utilizado desde tiempos remotos y no sólo por su situación geográfica, el último extremo del mundo conocido, sino también por su vinculación a las creencias de un más allá tras un mar infinito. Leyendas, tradiciones, antiguas consejas unen a todos los finis terraes atlánticos vinculados a la tradición céltica, desde Irlanda a Bretaña, desde Galicia a Portugal. Todos ellos cuentan con antiguos santuarios relacionados con remotas peregrinaciones, como se está demostrando cotidianamente en otros promontorios atlánticos de la misma Galicia (Facho de Donón, O Morrazo), donde centenares de aras votivas demuestran el espíritu religioso que a lo largo de la historia ha atraído a miles de seres humanos a estos remotos acantilados del fin del mundo.


Fuentes de información:

Publicado por Iria

"O mundo precisa de xente que ame o que fai"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: